Vacunas, ¿voluntarias u obligatorias?

Las vacunas gozan de una altísima aceptación en España, donde la tasa de inmunización supera el 97% de media, lo que da prueba de la confianza en ellas.

Con esto en mente, y ante el panorama que se dibuja en muchos países de nuestro entorno –por ejemplo con el sarampión en Europa, donde se ha pasando de 5.273 casos en 2016 a los 89.994 casos tan sólo en el primer semestre de este año, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS)–, no parece descabellado buscar fórmulas que permitan superar las reticencias a las vacunas ante el temor a que el rechazo se extienda cada vez entre más grupos de población o a otras inmunizaciones.

Porque, aunque España es considerado desde 2016 por la OMS como un país libre de sarampión (Reino Unido, Albania, República Checa y Grecia acaban de perder este estatus), este año “entre el 1 de enero y el 21 de julio se han registrado 233 casos en nuestro país, si bien todos ellos son casos importado”, es decir, de ciudadanos que se han contagiado en otros países y han llegado al nuestro, como apuntó la ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, durante el curso de verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), “En un mundo global las vacunas cuentan”, celebrado esta semana en Santander.

O, como en el caso de la gripe, como la propia ministra reconoció, “donde andamos un poco distanciados de los niveles recomendados por la OMS del 75% de cobertura, pues estamos en el 56%. Y ahora que se acerca la campaña de la gripe estamos en el momento más oportuno para hacer este llamamiento y elevar la vacunación”, dijo.

Pero, ¿qué se puede hacer para prevenir estas reticencias? ¿Tenemos herramientas o mecanismos capaces de fomentar la inmunización o evitar que se repitan casos como el del niño de Olot en 2015, que murió por difteria y al que sus padres no habían vacunado? ¿Habría que hacer la inmunización obligatoria?


Source: Noticias sobre la Salud

Autor entrada: admin