Un análisis de la saliva indica si se tiene el gen de la artrosis de rodilla

La artrosis, que es una enfermedad articular degenerativa que afecta tanto al cartílago como al hueso y a los tejidos blandos de la articulación, es la patología crónica más importante en España. De hecho, una de cada cuatro mujeres sufre esta enfermedad, que genera un gasto a las arcas del Estado de en torno a 500 millones de euros.

Estas cifras resultan especialmente preocupantes por cuanto en los últimos 30 años se ha duplicado el número de personas que padecen artrosis en el mundo, una cifra que alcanza ya los 300 millones, y afecta a personas cada vez más jóvenes. Las causas del este incremento serían principalmente la obesidad, el envejecimiento de la población y la práctica inadecuada de deportes y se estima que en 2020 esta patología será la cuarta causa de discapacidad.

En este contexto, la Fundación Internacional de Pacientes de Artrosis (OAFI) ha aprovechado la celebración esta semana de su II Congreso Internacional en Barcelona para reclamar a las autoridades sanitarias un nuevo modelo de gestión de esta patología, el cual debería permitir el diagnóstico precoz, la intervención preventiva y rehabilitadora, el empoderamiento de pacientes y familia, la continuidad asistencial, el uso eficiente de los recursos y la efectividad de este proceso asistencial. En este sentido, el doctor Josep Vergés, presidente y CEO de OAFI, señala que en la actualidad «no se llevan a cabo medidas higiénico-dietéticas con los pacientes, no se les enseña qué deben hacer para sobrellevar mejor la enfermedad ni tampoco hay un seguimiento, y está comprobado que cuanto más encima del paciente estás, más mejora éste».

Además, durante el evento se dieron a conocer también los principales avances en investigación en este ámbito. En la actualidad son muchas, muy variadas y muy fructíferas las líneas de investigación relativas a la artrosis, como la terapia celular o la puesta en marcha de un dispositivo que se coloca en la articulación y es capaz de ver su funcionalidad, pero especial mención requiere el conocido como ArtoTest. «Se trata de un test a partir de una muestra de saliva, el cual permite identificar los genes responsables de que las personas con artrosis de rodilla tengan que acabar llevando prótesis. Mediante este análisis de la saliva se puede saber si el paciente tiene el gen que anuncia la artrosis de rodilla y este test tiene una fiabilidad del 83%. Es muy difícil que haya falsos positivos o falsos negativos», comenta el doctor Vergés, que fue quien desarrolló en su día el ArtroTest, el cual se comercializará a partir de enero a través de la OAFI. Gracias a esta nueva herramienta, «se podrá poner en marcha una medicina de prevención». «Desde el momento en el que a través del test de saliva se detecte el gen se podrá indicar al paciente el inicio de rehabilitación, de medidas de control del peso e incluso, de ser necesario, de medidas farmacológicas para que esa persona no acabe con una prótesis», explica el presidente de la fundación.

Así pues, gracias a este test pronóstico, el primero de estas características a nivel mundial, será posible predecir genéticamente la artrosis en la rodilla y prevenirla, algo que anteriormente era impensable, ya que solo se sabia de la existencia de la enfermedad cuando ya se daban los primeros síntomas. A día de hoy, además, OAFI está llevando a cabo un par de ensayos clínicos sobre dos posibles tratamientos de la enfermedad y es que como apunta el doctor Vergés la intención es que «Barcelona sea líder mundial en investigación de la artrosis».


Source: Noticias sobre la Salud

Autor entrada: admin