Rejuvenecimiento facial y corporal gracias al plasma

Las investigaciones médicas para frenar el envejecimiento no cesan y la última tendencia para no pasar por el quirófano tiene nombre propio: el plasma rico en factores de crecimiento, una tecnología biomédica «made in Spain» dirigida a estimular la regeneración tisular mediante la concentración y aplicación de los factores de crecimiento y otras proteínas presentes en el plasma sanguíneo de una misma persona. «No se trata de células madre, ya que en este caso la clave está en poner proteínas que son señales celulares», asegura el doctor Eduardo Anitua, presidente y director científico del Biotechnology Institute BTI, donde hace ya más de dos décadas se investiga y desarrolla esta técnica.

Los factores de crecimiento son proteínas con un efecto reconocido en la formación de tejido nuevo, ya que intervienen en la comunicación intercelular transmitiendo su información al interaccionar con los receptores situados en la membrana celular, desencadenando una serie de efectos biológicos claves en la reparación y regeneración de los tejidos. En concreto, se trata de un conjunto de proteínas presentes en el plasma y en las plaquetas de nuestra sangre que desempeñan una función esencial en los procesos de reparación y regeneración de los tejidos, ya que desencadenan efectos biológicos como la proliferación y diferenciación celular, la generación de vasos sanguíneos y la migración de las células a los lugares donde es necesario que se produzca la regeneración. «Por ello, el uso del plasma rico en factores de crecimiento ha supuesto una revolución en el campo de la belleza porque con él se consigue la regeneración de los tejidos, estimulando la producción endógena de colágeno, ácido hialurónico, elastina, etc. Además, al ser productos autólogos, es decir, obtenidos del propio paciente, no generan ni rechazo ni efectos indeseados en el individuo», explica Irene Cruz, licenciada en Medicina y Cirugía y directora médica del departamento de Medicina Estética del Instituto de Benito.

Sin embargo, la técnica del tratamiento de plasma rico en factores de crecimiento ha dado un paso más gracias al revolucionario sistema «Endoret Gel», una novedosa formulación inyectable que se basa en la gelificación de proteínas plasmáticas, y se utiliza como terapia de voluminización y, a la vez, de hidratación de la piel. «Se trata del único tratamiento para el relleno de arrugas que, además, es capaz de regenerar la piel desde el interior», puntualiza Cruz, quien hace hincapié en que «es algo completamente diferente a cualquier otro producto del mercado, ya que nos proporciona a los médicos una nueva herramienta para el tratamiento de arrugas que no existía hasta la fecha».


Source: Noticias sobre la Salud

Autor entrada: admin