¿Qué es el Sinogan, el medicamento que tomó Blanca Fernández Ochoa?

Desde que la autopsia realizada sobre el cadáver de Blanca Fernández Ochoa confirmase la presencia de restos de Sinogan, muchas han sido las teorías sobre lo que realmente le aconteció a la ex esquiadora. Bajo este nombre se comercializa la levomepromazina, un fármaco antipsiótico con propiedades sedantes que, si bien se emplea para muchas dolencias, se considera en desuso por la presencia de otros que cumplen con los mismos objetivos, pero con menos efectos secundarios. Según la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (Aemps), este medicamento siempre debe tomarse bajo prescripción médica. Entre sus múltiples funciones está tratar esquizofrenia, psicosis agudas transitorias y estados paranoides incluyendo psicosis maniacas, psicosis orgánicas y tratamiento de los síntomas prominentes de psicosis como parte de un trastorno de la personalidad.

La levomepromazina actúa bloqueando los receptores de dopamina (transmisor químico del impulso nervioso) del cerebro. La dopamina participa en la transmisión de impulsos entre las células cerebrales. Cuando se produce un exceso de esta sustancia en el cerebro se produce una sobreestimulación de los receptores, que actúan modificando el comportamiento. La levomepromazina bloquea estos receptores y evita la sobreestimulación, ayudando así al control de la enfermedad mental. “Este tipo de medicamentos puede potenciar la aparición de alteraciones del ritmo cardiaco que pueden llegar a ser graves y provocar la muerte”, advierte la Aemps en el prospecto de Sinogan 25 mg, en el apartado “advertencias y precauciones”.

La dosis habitual está entre los 25 y 50 miligramos diarios, pero en caso necesario se puede administrar alrededor de 100 miligramos, aunque normalmente esta cantidad se utiliza solamente en pacientes hospitalizados. Este fármaco, que se vende en pastillas o inyectable, cuando se toma junto a otros medicamentos que actúan sobre el cerebro, como tranquilizantes, derivados de la morfina, barbitúricos, medicamentos para el tratamiento de la alergia, inductores del sueño, medicamentos para el tratamiento de la ansiedad, metadona o talidomida, estos refuerzan el efecto de Sinogan.

Éste puede producir síntomas tales como somnolencia, mareo o alteraciones en la vista, así como disminuye la capacidad de reacción. Estos efectos así como la propia enfermedad pueden dificultar su capacidad para conducir vehículos o manejar máquinas. Por lo tanto no conduzca, ni maneje máquinas, ni practique otras actividades que requieran especial atención, hasta que su médico valore su respuesta a este medicamento. Sobre los efectos de una sobredosis, la Aemps recoge que “los síntomas de una intoxicación por Sinogan pueden ser convulsiones, síndrome parkinsoniano gravísimo e incluso coma“. Aunque no existe un antídoto específico, en caso de intoxicación aguda se recomienda tratamiento de los síntomas y administración de fármacos restauradores de la actividad cardiaca por vía intravenosa.


Source: Noticias sobre la Salud

Autor entrada: admin