No desayunar bien provoca mal humor

Lo hacemos todos los días o, al menos, deberíamos. Sí, desayunar se convierte en una de esas acciones cotidianas que resultan decisivas para la , aunque no siempre le prestemos la atención que merece, pues en muchas ocasiones, incluso, nos la saltamos. Por eso, hoy el calendario nos recuerda la celebración del Día Nacional del Desayuno.

Según los últimos datos del estudio científico Anibes, aunque el 85% de la población desayuna el 11% lo hace de forma irregular, lo que provoca una falta de energía en nuestro organismo y cerebro que nos hace estar más negativos en el día a día. En este sentido, la doctora Esther Legorgeu, directora del departamento de Psicología Clínica y Neuropsicología en el Instituto de Orientación Psicológica EOS y miembro del Colegio de Psicólogos de Madrid, asegura que “alimentación y estado de ánimo están íntimamente relacionados, por ello, un ayuno prolongado o no desayunar bien provoca mal humor, falta de energía y sensación de malestar y esto, a su vez, provoca falta de concentración y rendimiento intelectual. La sensación de desmotivación, dificultad para resolver problemas y distemia se apodera de nosotros”, ha asegurado en un acto celebrado con motivo del Día Nacional del Desayuno por Philadelphia.

Un refrán a debate

Como bien dice el refrán, hay que desayunar como un rey, comer como un príncipe y cenar como un mendigo, aunque algunos estudios recientes lo ponen en duda, o al menos echan por tierra la metodología de las investigaciones realizadas hasta el momento. Sin embargo, la comunidad científica coincide en que desayunar bien no es baladí: “Se han publicado algunos estudios serios y bien diseñados que confirman que desayunar puede suponer una serie de beneficios fisiológicos que no tienen por qué estar necesariamente relacionados con prevención de obesidad, ya que podría disminuir el riesgo de padecer efectos adversos relacionados con la glucosa y el metabolismo de la insulina. Y otro estudio publicado en la revista «British Journal of Nutrition», concluyó que los niños que no desayunaban, en comparación con los que sí todos los días tienen más carencias de hierro, calcio, yodo o folato y otro también recién publicado en «The Journal of American College of Cardiology» ha concluido que desayunar poco o nada puede duplicar el riesgo de lesiones ateroscleróticas con independencia de la presencia de otros factores de riesgo. Por ello, por la suma de diferentes aspectos, desayunar no es que sea imprescindible pero sí es interesante”, explica Ramón de Cangas, dietista-nutricionista y miembro del Comité Asesor del Consejo General de Dietistas-Nutricionistas.

“No sólo es importante el hecho de desayunar o no, sino que se hay que tener en cuenta la composición del mismo y su presentación”, asegura el profesor Gregorio Varela Moreiras, presidente de la Fundación Española de la Nutrición (FEN) y catedrático de Nutrición y Bromatología de la Universidad CEU San Pablo, quien detalla que “para que un desayuno sea completo debe aportar entre el 20-25% de las necesidades energéticas diarias, e incluir al menos tres grupos de alimentos básicos como leche y derivados, cereales y derivados y frutas, y se recomienda complementar con un cuarto grupo, en el que estarían alimentos como aceite de oliva virgen extra, tomate, mantequilla, frutos secos, huevos, jamón, café, miel, mermelada, legumbres, etc.”


Source: Noticias sobre la Salud

Autor entrada: admin