Los padres quieren más fruta y menos azúcar y grasa en el menú escolar

Con unas tasas de obesidad infantil en España de que rondan entre el 25 y el 40%, la alimentación de los niños se examina casi a diario con el fin de poner soluciones prácticas. La gran mayoría de los padres confían parte de esta responsabilidad al colegio, ya que una de las comidas principales tiene lugar allí. Pero, ¿qué hace pensar a más de nueve de cada diez progenitores que los menús escolares son mejorables?

El estudio “Valoración de los padres sobre la alimentación escolar en España”, presentado hoy por Plátano de Canarias y realizado por la consultora Kantar sobre una muestra significativa de 2.000 padres y madres en España, apunta que las principales críticas de los padres al menú escolar se dirigen a incluir una mayor presencia de vegetales y frutas de temporada con buen sabor (56%), reducción de ingredientes grasos (46%) y de los azúcares (40%). Además, el 90% de los padres considera que sus hijos deben tomar más piezas de frutas en el comedor escolar.

En este sentido, cabe destacar que la encuesta subraya la necesidad de adoptar “5 al día”, que es un movimiento de alcance mundial avalado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) que promueve el consumo de un mínimo de cinco raciones de frutas y hortalizas al día como base de una dieta saludable.

“Desde Plátano de Canarias estamos muy preocupados ante las diferentes variables que indican que los más jóvenes continúan viéndose muy afectados por enfermedades asociadas a la mala alimentación, lo cual coincide paradójicamente con una continua caída del volumen de consumo de frutas en España”, afirma Sergio Cáceres, director de Marketing de Plátano de Canarias.

En cuanto a la información que incorporan los menús escolares, aunque el 88% de los padres confirma que incluyen el listado de los platos que van a comer cada día, sorprende que tan solo un 24% de ellos afirma que incluyen información sobre la calidad u origen de los ingredientes, mismo porcentaje que se aplica a los menús escolares que recogen información sobre las cantidades de cada ración que comen sus hijos.

Una parte importante de los padres españoles no es plenamente consciente de la alimentación de sus hijos en el comedor escolar”, destaca Cáceres. “De hecho, a pesar de su insatisfacción con la alimentación, llama la atención que tan solo el 12% de los padres valora el colegio de sus hijos en función del comedor escolar y un 38% confiesa que es un criterio que no influye en absoluto en su decisión”.

A pesar del bajo porcentaje de menús con información sobre calidad u origen de los alimentos, este es el requisito más importante con el que debe contar un comedor escolar para la mayoría de los padres, con un 42%; seguido de cerca por la variedad del menú, con un 37%. A distancia se encuentran factores como el precio del comedor (6%), contar con un personal para ayudar a que los niños coman toda la comida, el sabor de los alimentos y el horario de las comidas (los tres con un 5%).

Los colegios deben ser aliados de las familias en la construcción de los hábitos de alimentación y saludable de los más pequeños. Para ello es fundamental tener en cuenta la relación directa que existe entre el sabor de los alimentos y la facilidad con la que los niños adquieren esos hábitos saludables, factor clave para el 96% de los padres.

Este pilar viene a apoyar también que el hecho de comer frutas con buen sabor ayuda a que los niños adquieran el hábito de incluirlas en su día a día, argumento apoyado por el 90% de los padres. Tal es la conexión que existe entre sabor y adquisición de hábitos saludables, que el 82% de los padres estaría dispuesto a pagar un poco más por el menú escolar con la condición de que sus hijos coman frutas con mejor sabor y de calidad en el colegio.


Source: Noticias sobre la Salud

Autor entrada: admin