Los empleados, los mejores embajadores de la movilidad eléctrica

Endesa acaba de lanzar su III Plan de Movilidad Sostenible para empleados y lo hace con un objetivo bastante ambicioso. Si en las dos ediciones anteriores ha conseguido que 274 empleados apuesten por el coche eléctrico, con esta nueva convocatoria espera incorporar otros 250 trabajadores al total, es decir, casi doblar la cuota actual. La intención es convertir a los empleados en embajadores de la movilidad eléctrica. Y eso no sólo como parte del plan de descarbonización en el que está inmersa la compañía eléctrica, sino también porque es la mejor manera de crear un efecto llamada y acabar con «el principal problema de los coches eléctricos. Por encima de todo la primera barrera es la del desconocimiento. En la primera edición, los empleados que se apuntaban al Plan se preocupaban sobre todo de la inversión; de las cuentas. Tras dos años estas personas empiezan a verle otros atractivos además del ahorro en combustible, como que no contaminan, que se han convertido en un buen ejemplo para sus hijos, que el vehículo es silencioso y fácil de conducir. El tener ya tantos empleados que se han pasado al eléctrico anima a otros dentro y fuera de la compañía», explica Virginia Ocio, responsable de nuevas iniciativas de negocio de la Dirección General de Sosteniblidad de Endesa.

La nueva edición incluye acuerdos con diferentes fabricantes, para que cada empleado elija entre ocho modelos diferentes, todos cien por cien eléctricos y con autonomías homologadas que en algunos casos superan los 300 km. La principal ventaja que le ven los empleados que ya han apostado por el cambio es el aparcamiento y eso porque las diferentes sedes de Endesa en el territorio nacional cuentan con plazas específicas de aparcamiento, y por las diferentes medidas municipales que incentivan este tipo de movilidad. Otra de las ventajas destacadas es el apoyo económico, también por colaborar en la divulgación del plan «porque lo que queremos es generar demanda a través de opciones de compra que sean competitivas», matiza Ocio. Y es que la compañía ofrece a los empleados dos modalidades para la adquisición: un contrato de renting todo incluido (seguro y mantenimiento también) durante 24 meses o un crédito revolving, es decir, «el propietario tiene un contrato de dos años tras los cuales o devuelve el coche o lo compra. El objetivo es acabar con otra de las barreras en la adquisición de un eléctrico y es la obsolescencia tecnológica, ya que las baterías y otros sistemas está evolucionando muy rápidamente», explica Ocio.


Source: Noticias sobre la Salud

Autor entrada: admin