La falta de fondos deteriora la Sanidad pública

La Sanidad pública se ha sumergido en una espiral de deterioro que podría convertirse en irreversible si nadie le pone remedio. Las señales de este empobrecimiento sanitario ante el que pocos braman, salvo si se produce en un territorio del PP, son numerosas. Hace años, el sistema público era el primero que incorporaba la tecnología de vanguardia. Hoy, hay que acudir a la privada para disponer de los aparatos más punteros de diagnóstico. En materia farmacéutica, la llegada de los nuevos medicamentos se dilata al máximo en los hospitales públicos por las trabas que imponen las consejerías o los propios gerentes, a los que no les llega el presupuesto administrar la innovación. El otro signo de este deterioro son las listas de espera para el acceso a los especialistas o a una intervención quirúrgica. A finales de junio, había en España la friolera de 671.494 pacientes aguardando una operación. Un 15,8%, lo hacía más de seis meses. La demora media y el número de enfermos en esta situación están directamente relacionados con el presupuesto destinado a Sanidad. A menor presupuesto, mayores son las listas de espera. Asociaciones pseudoizquierdistas como la Fadsp achacan dicho deterioro a “los años de recortes” del PP. Omiten que es ahora, con un gobierno del PSOE, aunque sea en funciones, cuando menos dinero se destina a este pilar del Estado del Bienestar: un 5,9% del PIB, frente al 6% que dedicó Rajoy en medio de la mayor crisis desde la Guerra Civil.


Source: Noticias sobre la Salud

Autor entrada: admin