La colaboración público-privada en la I+D de nuevos medicamentos

La Federación Europea de la Industria Farmacéutica (Efpia) ha puesto en marcha una iniciativa de divulgación a escala europea, a la que se suma Farmaindustria, con el objetivo de destacar la importancia de la colaboración público-privada en la I+D de nuevos medicamentos, dentro de un modelo de innovación en abierto que resulta clave para el futuro avance la biomedicina. Constituyen una buena prueba de ello los buenos resultados conseguidos a lo largo de la última década por la Iniciativa de Medicamentos Innovadores (IMI), que se lanzó en 2008 con el impulso de la Comisión Europea y la industria farmacéutica innovadora, con un presupuesto de 5.000 millones de euros para el periodo 2008-2024, y que hoy ya cuenta con la participación de más de 9.000 médicos e investigadores integrados en 1.500 equipos públicos y privados, así como de una treintena de organizaciones de pacientes de ámbito europeo. En el caso de España forman parte de IMI un total de 131 equipos de investigación y 13 pymes y compañías farmacéuticas, además de 75 hospitales, universidades y organismos públicos de investigación.

Paso a paso

En la actualidad se desarrolla el segundo tramo del programa IMI (IMI2 - 2014-2024), que cuenta con un presupuesto de 3.276 millones de euros, de los que el 50% corresponde a la Comisión Europea y sirven para financiar la parte pública, y la mitad restante del coste es asumido, en su inmensa mayoría, por las compañías integradas en Efpia. Gracias a los proyectos desarrollados en el primer tramo de esta iniciativa paneuropea (2008-2014) se han conseguido resultados tangibles como la creación de la mayor base de datos conocida de estudios sobre esquizofrenia (proyecto Newmeds); el desarrollo de posibles nuevos tratamientos contra la creciente resistencia microbiana (proyecto Bad Bugs), o la puesta en marcha de una base de datos de seguridad de medicamentos a partir de datos de la industria farmacéutica y de información pública de toxicología gracias al proyecto Etox, liderado desde España.

Los proyectos de I+D abarcan un amplio abanico de patologías, si bien destacan las áreas de oncología, alzhéimer, esquizofrenia y depresión, enfermedades infecciosas, patologías inflamatorias o trastornos metabólicos. «La I+D de nuevos medicamentos es un proceso muy complejo, largo y costoso; por eso es tan relevante, para poder avanzar, el desarrollo de proyectos de colaboración público-privados a escala europea, siempre dentro de un modelo de colaboración en abierto que favorezca el intercambio de conocimientos y la consecución de resultados favorables en el menor plazo posible», explica Amelia Martín Uranga, responsable de la Plataforma de Medicamentos Innovadores de Farmaindustria.

Además, tal y como asegura Martín Uranga, la iniciativa IMI dibuja el mejor escenario para alcanzar objetivos del máximo interés para los investigadores, las administraciones, las compañías y, por supuesto, los pacientes que esperan nuevas terapias, objetivos como optimizar y agilizar el proceso de I+D de nuevos medicamentos, desarrollar nuevos y más precisos biomarcadores para conseguir diagnósticos más certeros, incrementar la tasa de éxito de los ensayos clínicos y reducir las tasas de fracaso de las vacunas en últimas fases de la investigación, entre otros.


Source: Noticias sobre la Salud

Autor entrada: admin