La cirugía 4.0 permite rediseñar y modelar el abordaje quirúrgico

La cirugía ha sufrido cambios sustanciales enfocados a mejorar su seguridad y eficacia, e intentar dejar la mínima huella en los pacientes. Las grandes transformaciones, que se suceden en los últimos años con la creciente digitalización, también han llegado a este campo y ha dado lugar a lo que se conoce como la cirugía 4.0 o digital. Antonio De Lacy, director del Instituto Quirúrgico Lacy dentro del Hospital Quirónsalud, jefe de servicio del Servicio de Cirugía Gastrointestinal del Hospital Clínico de Barcelona, profesor de la Universidad de Barcelona y presidente de AIS Channel, lo explica así: «La llegada de la cirugía mínimamente invasiva y en especial la robótica han sido claves. Al emplearlos, cada gesto, cada movimiento, cada particularidad anatómica se convierte en algo registrable, en un dato. El desarrollo de herramientas que nos permite almacenar, ordenar, analizar y utilizar esa información para ofrecer una intervención más precisa, totalmente adaptada a un problema concreto que padece un paciente y que resuelve un cirujano es lo que llamamos digitalización… Pero, además, es un proceso que sirve para compartir y comparar esos datos con los de miles de profesionales de cara a comprender mejor todo lo que ocurre en un quirófano».

Por ello, este gran volumen resulta crucial en el camino de la mejora de la cirugía robótica, que permite la realización de maniobras complejas de una forma más eficaz y más segura y que, al mismo tiempo, permite continuar con la adquisición de más datos. «Los pacientes deben recibir un tratamiento más personalizado en todos los sentidos… Desde diagnósticos más precisos hasta un conocimiento exhaustivo de las características anatómicas del paciente y su enfermedad, que nos permitan planear estrategias más concretas», detalla De Lacy.

Más precisa

Asimismo, gracias a la mejora en las tecnologías de imagen, será cada vez más fácil identificar estructuras complejas y evitar dañar órganos cercanos. «Son avances que requieren no sólo maniobras difíciles sino además la localización y delimitación exacta de las lesiones malignas, particularidades biomoleculares, que permitirán cirugías más radicales sin ser necesariamente más agresivas», comenta De Lacy.

En esta democratización de la disciplina ha sido de gran importancia el poder grabar las operaciones para después difundirlas, una parte fundamental en esta cuarta revolución quirúrgica. Pero durante mucho tiempo incluso estas grabaciones eran restringidas y de pago. Para romper esta barrera nacía en 2013 AIS Channel (Advances in Surgery, Avances en Cirugía en español), actualmente ya la plataforma on-line líder mundial en educación quirúrgica. «Se trata de una academia digital que cuenta ya con una ingente cantidad de información de libre acceso», explica De Lacy, su impulsor. Gracias a estos recursos, la formación de nuevos cirujanos es cada vez más abierta y asequible.

La revolución de la cirugía 4.0 no sólo supone una nueva forma de plantear y ejecutar la operación, sino que también cambiará la forma de enseñanza. «La digitalización ya, a un nivel básico, ha supuesto la base de la mejora en la formación de los cirujanos ya que la simple visualización de una operación grabada supone una fuente de aprendizaje. Por un lado la difusión y la democratización de la enseñanza de la cirugía resulta obvia: ya no hay que desplazarse para ver a los mejores operar, –comenta De Lacy–. Por otro, el análisis de datos ayudará a corregir y mejorar casi de inmediato y, finalmente, la transmisión de datos sin retrasos usando la tecnología 5G hará que la mentorización a distancia durante las intervenciones será posible y más segura». Sin embargo, De Lacy concluye que no se perderá la humanización en el trato, ya que «el cirujano seguirá al lado de sus enfermos».


Source: Noticias sobre la Salud

Autor entrada: admin