Hesperidina, el componente más valioso del zumo de naranja envasado

Mientras que para buena parte de la población un zumo es sinónimo de una pieza de fruta, para muchos nutricionistas esta comparación es similar a la de hacer deporte y verlo a través de la televisión. Los expertos aseguran que los azúcares presentes en esta bebida son libres y, por lo tanto, sospechosos de estar implicados en patologías crónicas. Tanto es así que un estudio publicado por la revista “Circulation” en agosto de 2015 lo equiparó a los refrescos, las bebidas energéticas o los tés helados dulces. Pero más allá de este debate, si por algo se caracterizan ambas variedades es por ser fuente de vitamina C, folato y potasio. No obstante, el 60% de los profesionales de la europeos no saben que los zumos de fruta también contienen polifenoles.

El zumo de naranja es una de las pocas fuentes naturales ricas en hesperidina, un polifenol de la clase de las flavononas que tiene propiedades antinflamatorias y efectos beneficiosos para el funcionamiento cardiovascular dado que puede influir positivamente en la elasticidad y tono de los vasos sanguíneos. Según datos de SGF Internacional, el contenido en hesperidina del zumo de naranja es mayor que el de vitamina C. Estos datos afirman que 100 ml de zumo de naranja aportan 52 mg de hesperidina, o 78 mg para una porción de 150 ml, mientras que el contenido medio de vitamina C es de 45 mg/100 ml.


Source: Noticias sobre la Salud

Autor entrada: admin