El mito de que «el pan engorda» desploma su consumo en España

El pan sustenta la base de la pirámide nutricional y, sin embargo, su consumo está en caída libre en España. De hecho, el gasto por habitante en pan y bollería en nuestro país ha descendido un 9% en los últimos cinco años, según el informe «El gasto en alimentos básicos de 2017», publicado en febrero por EAE Business School.

Según las estadísticas, el mito de que el pan engorda es el argumento más extendido al que se agarra el consumidor para dejar de lado este alimento, pero los expertos alertan de que esta idea es totalmente errónea e incluso puede ser perjudicial para la . «El pan es necesario, porque se trata de un alimento saciante, rico en hidratos de carbono complejos, es decir, de buena calidad. No aporta tantas calorías como se cree, ya que las grasas suelen estar en bajas cantidades y las proteínas que aportan son de origen vegetal, además de contener una proporción importante de vitaminas del grupo B y minerales como magnesio, fósforo, hierro y potasio», explica Paloma Gil, especialista en Endocrinología y Nutrición.

La importancia del pan reside, además, en su alto contenido en fibra, aunque para eso es necesario optar por la variedad integral, es decir, aquel elaborado con harina obtenida al triturar todo el grano del cereal, incluido el salvado y el germen. «La presencia de fibra es mucho mayor en los panes integrales, lo que ayuda a mantener la digestiva, pero también son numerosos los trabajos que ponen de relieve la importancia de consumir cereales integrales con una reducción del riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares o cáncer, y con un mejor control del peso corporal», detalla Beatriz Navia, profesora de Nutrición de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid, quien hace hincapié en que a la hora de adelgazar puede ser un buen aliado: «El pan integral ayuda a equilibrar la dieta, además de aportar una cantidad muy importante de fibra, cuya ingesta resulta esencial a la hora de controlar el peso, pues la fibra disminuye la absorción de grasas, mejora los niveles de glucemia postprandial y provoca sensación de saciedad, resultando todo ello positivo en este sentido».


Source: Noticias sobre la Salud

Autor entrada: admin