El cambio climático: un desafío global que requiere una respuesta global

El crecimiento continuo de las emisiones de gases de efecto invernadero en todo el mundo ha ocasionado fenómenos climáticos anormales y extremos. En Taiwán, el promedio de temperaturas en los últimos dos años ha sido el más alto en cien años. Desde 2017, las precipitaciones han disminuido notablemente, afectando a la generación hidroeléctrica de Taiwán. De hecho, estos acontecimientos recientes están teniendo un impacto considerable y representan una amenaza importante. Otras partes del mundo han sido testigos de tendencias similares.

Para seguir implementando el Acuerdo de París sobre el Cambio Climático y lograr los objetivos que se describen en él, la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, además de dirigir fielmente importantes proyectos, consultas y negociaciones, también ha invitado a grupos de diversos ámbitos a unirse al Diálogo de Talanoa, con el fin de aprovechar al máximo la sabiduría colectiva de la humanidad en la formulación de soluciones viables para el cambio climático.

Como miembro de la aldea global, y en línea con el Acuerdo de París, Taiwán ha alentado activamente a todas las partes interesadas a que cumplan con su papel e intensifiquen los esfuerzos para reducir las emisiones de carbono, y busca reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero para 2050 a menos del 50% de los niveles de 2005.

El Gobierno está tratando de incrementar el porcentaje de las fuentes renovables en la generación total de energía hasta el 20% para 2025, y de aumentar la proporción de energía producida con gas natural hasta el 50%. Al mismo tiempo, Taiwán está reduciendo gradualmente su dependencia del carbón.

Taiwán ya ha logrado un progreso significativo en las últimas dos décadas en el campo del reciclaje y la reutilización de recursos. De hecho, en 2017 la tasa de recuperación de recursos de Taiwán fue del 52,5%, un porcentaje superado solo por Alemania y Austria. La tasa de reciclaje de botellas de plástico en Taiwán fue del 95% en 2017. Y durante la Copa Mundial de Fútbol de la FIFA 2018, aproximadamente la mitad de los 32 equipos del torneo utilizaron camisetas producidas con botellas recicladas en Taiwán.

Mirando hacia el futuro, Taiwán continuará fortaleciendo la investigación y desarrollo (I + D) así como la innovación tecnológicas a fin de reforzar el reciclaje a la vez que se construyen cadenas de valor industriales integradas. El objetivo es lograr una situación en la que haya cero residuos y se recicle todo lo que se pueda reciclar. Taiwán está más que dispuesto a compartir su tecnología y experiencia con la comunidad internacional.

Durante mucho tiempo Taiwán ha sido injustamente ignorado y aislado del sistema de las Naciones Unidas. Esto no nos ha desanimado. Por el contrario, hemos duplicado nuestros esfuerzos en base a nuestra creencia en el dicho de Confucio de que «un hombre con moralidad nunca vivirá en soledad; siempre atraerá a compañeros». De una manera profesional, pragmática y constructiva, Taiwán buscará una participación significativa en organizaciones y eventos internacionales, y cumplirá con sus responsabilidades como miembro de la comunidad internacional. ¡Que Taiwán se una al mundo y que el mundo abrace Taiwán!


Source: Noticias sobre la Salud

Autor entrada: admin