Dormir bien es uno de los pilares fundamentales de nuestra salud

La clave es conseguir un sueño de calidad, profundo y sin interrupciones. El Dr. Vicente Gil, Director del Área de Salud y Bienestar de International SOS, compañía líder mundial en la gestión de riesgos y seguridad en viaje, analiza y ofrece unos consejos prácticos para dormir mejor.

Hay dos tipos de sueño que se alternan cuando dormimos: REM (cuando soñamos) y no REM. A medida que avanza la noche soñamos más, predominando la fase REM.

Algunos estudios relacionan dormir menos de cinco horas cada noche o más de nueve durante años con algunas enfermedades (hipertensión arterial, enfermedad coronaria). Sin embargo, una siesta de corta duración por la tarde previene las cardiopatías y mejora el estado de ánimo.

El insomnio puede ser primario o secundario (causado por distintas enfermedades). Es agudo si dura menos de dos semanas, o crónico si se mantiene en el tiempo. En general, y en una persona sana, la falta de sueño puede deberse a horarios irregulares, a preocupaciones (problemas en el trabajo, familiares), o al exceso de alcohol o de bebidas estimulantes (café, refrescos energéticos). La ingesta excesiva de líquidos antes de acostarse o los problemas prostáticos provocan visitas frecuentes al baño y alteran el sueño.

La somnolencia diurna puede ser un indicador de un sueño deficiente, y si se produce en grandes roncadores hay que descartar el síndrome de apnea del sueño, factor de riesgo en los accidentes de tráfico.


Source: Noticias sobre la Salud

Autor entrada: admin