Descubren una célula del sistema inmune que acaba con “todos los tipos de cáncer”

Parece que encontrar un tratamiento contra el cáncer está muy cerca. Si el pasado mes de noviembre un grupo de científicos de Los Ángeles anunció que habían diseñado un virus basado en la viruela de la vaca capaz de acabar con todos los tipos de cáncer conocidos hasta ahora, un grupo de científicos británicos acaba de anunciar que ha descubierto por casualidad una célula del sistema inmumológico capaz de combatir el cáncer de pulmón, piel, sangre, colon, mama, hueso, próstata, ovario, riñón y cuello uterino.

Los investigadores de la Universidad de Cardiff estaban analizando muestras de sangre de un banco en Gales en busca de células inmunes que pudieran combatir las bacterias, cuando encontraron un tipo completamente nuevo de células. Esa nueva célula inmune lleva un receptor nunca antes visto que actúa como un gancho: se adhiere a la mayoría de las células cancerígenas e ignora las células sanas. En pruebas posteriores realizadas en el laboratorio, confirmaron que las células inmunes equipadas con el nuevo receptor son capaces de matar el cáncer de pulmón, piel, sangre, colon, mama, hueso, próstata, ovario, riñón y cuello uterino.

El profesor de Medicina de la Universidad de Cardiff, autor principal del estudio y experto en células T, , Andrew Sewell, dijo que era “muy inusual” encontrar una célula de estas características y abrió la puerta a encontrar una terapia universal, para todos los tipos de cáncer. “Fue un hallazgo fortuito, nadie sabía que esta célula existía”, dijo Sewell al diario “The Telegraph”.

“Nuestro hallazgo plantea la posibilidad de un tratamiento para el cáncer, en el que un solo tipo de células T que podría ser capaz de destruir muchos tipos diferentes de cánceres en la población. Anteriormente, nadie creía que esto fuera posible”, añadió.

“Ahora, queda por comprobar si esta célula inmune es rara o si son muchas las personas que la tienen pero por alguna razón no está activada. No lo sabemos todavía”, indicó.

En la actualidad ya existen terapias basadas en células inmunes para combatir tipos específicos de cáncer, pero solo son útiles para algunas formas de leucemia y no son efectivas con los tumores sólidos, forma en la que se presentan la mayoría de los cánceres.

Los tratamientos con células T, conocidos como terapias CAR-T y TCR-T, implican tomar células inmunes de un paciente que luego son alteradas para que puedan unirse a las moléculas que hay en la superficie de las células cancerosas. Las células se cultivan en grandes cantidades y se inyectan nuevamente en el torrente sanguíneo del paciente.

La terapia CAR-T está destinada para tratar ciertas formas de leucemia. Las terapias TCR-T pueden funcionar en otros tipos de cáncer, pero necesitan unirse a moléculas llamadas HLA, que varían ampliamente en la población.

A diferencia de estos tratamientos, la célula encontrada podría unirse a la molécula MR 1 en las células cancerosas, una molécula que no varía en los humanos por lo que el tratamiento podría servir para todo tipo de pacientes. Cuando los investigadores inyectaron las nuevas células inmunes en ratones con cáncer y con un sistema inmunitario como el humano humano, los resultados para eliminar el cáncer fueron “alentadores”.

Al formar parte del sistema inmunitario favorece mucho el desarrollo de las terapias y podría comenzar a ensayarse con humanos el próximo mes de noviembre, después de pasar una serie de pruebas previas en el laboratorio para tratar de saber si es completamente segura, si tiene efectos secundarios, y comprender cómo reconoce y mata las células cancerosas, sin atacar a las células sanas.


Source: Noticias sobre la Salud

Autor entrada: admin