Corazones a ritmo de marcapasos «sin cables»

La nueva generación de marcapasos ya prescinde de los cables, son pequeños y se adaptan mejor a las necesidades de latidos de los pacientes. La Unidad de Arritmias del Hospital Quirónsalud Marbella implanta con éxito, por primera vez, un marcapasos inalámbrico. Muy pocos centros en España han comenzado a usar este dispositivo, que supone una revolución en cuanto a la seguridad y la calidad de del paciente, al tratarse de un mecanismo sin cables, en miniatura y con una colocación menos invasiva.

El artífice de la implantación ha sido el doctor José Luis Peña Hernández, cardiólogo del Área de Arritmias del Hospital Quirónsalud Marbella, quien contó con la colaboración del doctor José Luis Martínez Sande. Según destaca, «el dispositivo Micra, de la compañía Medtronic, consiste en un marcapasos llamado comúnmente sin cables, en miniatura porque tiene un volumen de menos de 1 cc, diez veces menor que un marcapasos convencional, que se coloca directamente dentro del corazón y prescinde de los electrodos. En lugar de puncionar la vena a nivel del subclavia (cerca del hombro) para implantarlo, se obtiene un acceso venoso a nivel de la pierna para introducir un catéter que permite colocarlo en el lugar preciso del ventrículo derecho».

En las características propias del prototipo se encuentran las principales ventajas frente a dispositivos tradicionales, especialmente en «la capacidad de estimular el corazón en pacientes que presentan trastornos del ritmo cardiaco (enlentecimiento del mismo) sin necesidad del implante de cables, que es la principal fuente de complicaciones en los marcapasos convencionales que utilizamos hoy en día, por dislocaciones, fracturas, infecciones, etc.», asegura Peña Hernández.

Su programación se hace externamente, por radiofrecuencia. Envía los impulsos eléctricos a través de un electrodo instalado en el propio marcapasos, ajustándose a los niveles de actividad del corazón en cada instante sin necesitar cables. Otra ventaja que aporta este marcapasos es su compatibilidad con los sistemas de resonancia magnética. Permite a los pacientes someterse a estas pruebas diagnóstico por imagen, a diferencia de los dispositivos tradicionales.

Este procedimiento no precisa ningún tipo de preparación específica previa, sólo un estudio preoperatorio convencional similar al de cualquier intervención quirúrgica menor, lo cual lo hace accesible a casi cualquier paciente. «En el propio implante se comprueba el normal funcionamiento y el posicionamiento del marcapasos, que comienza a funcionar desde ese mismo momento, de forma que el paciente puede ser dado de alta al día siguiente», comenta el arritmiólogo del Hospital Quirónsalud Marbella. El seguimiento de los pacientes con este tipo de dispositivo es comparable al de los portadores de marcapasos convencionales, quienes tienen que acudir a revisión una o dos veces anuales.


Source: Noticias sobre la Salud

Autor entrada: admin