¿Comes por hambre físico o emocional?

Llega el calor y nos entrá el pánico. Abrimos los armarios, y empezamos a probarnos la ropa y ¡¡¡no nos valen las prendas de la temporada anterior!!!

¿Qué es lo que ha pasado durante el invierno?. Empiezan las lamentaciones y los propósitos de enmienda. ¿Por qué pasa esto año tras año? En algunos casos produce una sensación de bloqueo, aislamiento y baja autoestima.

En esta época se llenan las consultas de lo nutricionistas, endocrinólogos, estéticos y psicólogos especialistas en alimentación. Además de apuntarse al gimnasio para reparar y poder entrar en los modelitos de verano y bajar a la piscina sin el apuro de ser visto con esos kilos de más.

Con las capas de ropa tipo cebolla, y la austeridad que lleva el invierno, nos olvidamos de cuidarnos y ¡zas! Golpe de realidad cuando empieza el calor.

Nos envolvemos en el qué hacer diario, el trabajo, los niños, los actos sociales y nos dejamos llevar … no prestamos atención a nuestras necesidades ni a nuestro cuerpo. El arte de la atención puede cambiar nuestra cotidiana lucha con las comidas, y nuestro cuerpo, y vincularnos con el placer y la satisfación a la hora de alimentarnos.

¿Que hacer para que esto no vuelva a ocurrir?

La directora y psicóloga del Centro Médico Garos, Marisa García Roso, ofrece un plan de acción para que no nos vuelva a ocurrir, tanto si tienes sobrepeso, o simplemente deseas sacarle más jugo a la .


Source: Noticias sobre la Salud

Autor entrada: admin