Carla Zaplana: «Cuando empiezas a cuidarte, te vas sintiendo bien y quieres un poquito más»

«Come limpio» resume la filosofía de de Carla Zaplana. Desterrar envasados y procesados y volver a las raíces de nuestra alimentación son las claves de una dieta más sana que ayuda al organismo a tener más vitalidad. Un cambio que ha de hacerse lento, pero seguro.

Tras otras publicaciones, como «Batidos verdes» (Urano) y «Superfoods» (Planeta Cocina), de nuevo se lanza con otra titulada «Come limpio» (Urano). ¿A qué ideas responden ésta?

-Realmente este es el primer libro que empecé a escribir. Es un reflejo de lo que constituye mi filosofía o mi forma de entender la Nutrición. Todo empezó de algo que abarca mucho y por ello di mis primeros pasos en cosas sencillas, los batidos y los zumos verdes, como primera aproximación a una alimentación más sana. Y luego llegó el turno de los súperalimentos que iba incluyendo en la dieta, por su alto valor nutricional. Aquí debo subrayar que no sólo hago referencia a las bayas de Gogji u otros productos extranjeros, sino que hay valorar los que tenemos en cada región. Y ahora tocaba hacer un resumen de todo este mundo de la alimentación. Sé que no estoy descubriendo nada, pero se trata de desaprender nuestra forma habitual de alimentarnos a través de productos envasados, procesados… Los típicos «enriquecidos en», pues busquemos la raíz de eso, tomémoslo sin elaborar industrialmente.

-Al final, es volver a lo natural y la fórmula resulta sencilla: sin procesar y sin envasar, ¿cierto?

-Se trata de tomar aquellos alimentos que necesita el cuerpo de forma natural, buscar lo más puro y menos contaminado, alimentar el organismo en todos los sentidos posibles.

-La alimentación es un primer paso, para una más completa, desde un punto de vista del bienestar…

-Claro, el cambio no sólo reside en la comida, siempre buscando la máxima pureza posible: más natural y menos procesada, sino también de vigilar las emociones.

-Los primeros libros son pequeños pasos hacia el gran salto de una Nutrición más limpia. ¿Deberíamos empezar por uno o dos hábitos antes de un cambio drástico para que éste funcione de verdad y permanezca en el tiempo?

-Totalmente. Cuando empiezas a cuidarte, te vas sintiendo bien y quieres un poquito más. ¿A quién no le gusta esa sensación? Entonces, buscas un poco más… Si incluyes una acción en el día a día que te proporciona más vitalidad, más energía, más claridad mental, te sientes más ligero y fresco, eso engancha y no quieres estropearlo comiendo cualquier cosa que lo fastidie y te haga sentir cansado o pesado. ¿Cambiar de la noche a la mañana? Hay personas que sí lo hacen, porque están convencidas, pero si se están tanteando –a menos que haya un motivo grave de enfermedad que lo convierta en imperativo–, lo mejor es poner un granito de arena cada día y la cuestión no es esprintar, sino un carrera de fondo, y acumular nuevos hábitos poco a poco.

-Entonces, ¿el paso a paso despacito tiene su recompensa?

-Al final, sale de forma natural y resulta instintivo. Y, lo más importante, se disfruta más porque se está convencido de lo que se ha puesto en práctica.

-El cambio radical no funciona…

-A menos que se necesite por enfermedad, no. Si uno pretende esto, se va a abrumar. Mejor de una en una e ir acumulando e integrando las rutinas sin darse cuenta, sumar poco a poco.

-Al final, ¿sentirse bien es más que una moda que ha venido a quedarse?

-Totalmente. Cuidarse es lo que deberíamos hacer todos, tendríamos que empezar por nosotros para luego seguir con el planeta. Nuestras acciones se reflejan en la sociedad. Si empezamos en nuestra casa, seguro que conseguimos un efecto exponencial en el vecindario, la ciudad… ¿Una moda? Ojalá todas las acciones fueran así, también lo decían de los zumos verdes… Bueno, habrá quien seguirá, quien no, pero lo que está claro es que se ha abierto un camino de consciencia de cuidarse, de calidad de los alimentos, de criterios a la hora de elegirlos…

-¿Consciencia en la comida es igual a sostenibilidad para el planeta?

-Sí. Al comprar de temporada no sólo se obtienen mejores nutrientes, sino que apoyamos a la agricultura local.

-¿Una buena mesa aleja la enfermedad del organismo?

-Para mí, la Nutrición es Medicina Preventiva y como dice el refrán: «Más vale prevenir que curar». Y lo decía también Hipócrates: «Que la comida sea tu Medicina».


Source: Noticias sobre la Salud

Autor entrada: admin