Autonomía y dignidad en el cuidado de los mayores

El envejecimiento poblacional se acelerará en España en las próximas décadas. Así lo vaticina el Instituto Nacional de Estadística (INE), cuyas últimas proyecciones estiman que las personas mayores de 65 años -representan ahora el 18,7% del total de habitantes-, ganarán posiciones en la pirámide poblacional y alcanzarán el 25,6% en 2031 y el 34,6% en 2066.

De mantenerse las tendencias demográficas actuales, la población centenaria pasará de las 16.460 personas que hay ahora con 100 años o más a 222.104 dentro de 50 años. En apenas tres lustros, se triplicará el número de personas centenarias. A tenor de estos datos, apostar por centros que presten cuidados de calidad a este colectivo es más imprescindible y necesario que nunca, con el fin de potenciar su bienestar y calidad de y para brindarle aquellos cuidados que necesiten de una forma individualizada y profesional.

Con este objetivo es fundamental avanzar hacia un modelo de atención centrado en la persona, que respete en la medida de lo posible su autonomía personal y que preserve al máximo su dignidad, de manera que los mayores puedan decidir y dirigir su propia de acuerdo con sus deseos, gustos y preferencias. Esto es lo que promueve la Confederación Española de Organizaciones de Mayores (Ceoma) con la acreditación de «Centro Libre de Sujeciones». Este sello acredita que se trabaja con un modelo de atención centrada en la persona. Para ello, es necesario realizar un plan de atención individualizado con el usuario y su familia, recopilando su historia de , sus preferencias, deseos y opiniones y siempre trabajando sus capacidades y no sus déficits.

Un modelo que se aplica ya con éxito en distintos Centros gestionados por Clece -filial de ACS-, en los que se trabaja a diario bajo la premisa de brindar un cuidado libre de sujeciones físicas o farmacológicas que dignifique a la persona y que aumente su percepción de autocuidado y bienestar.

En palabras de Isabel Lebrero, directora de los Centros de Día Parayas y General Dávila, gestionados por Clece y certificados como libre de sujeciones, los beneficios que se consiguen con este innovador modelo son innegables. «En casos de usuarios con deterioro cognitivo y que presenten una alteración de la conducta, realizamos una valoración, buscando el factor desencadenante de la misma.


Source: Noticias sobre la Salud

Autor entrada: admin